LA CAMPAÑA DE SANIDAD BENEFICIÓ A LAS GRANDES TABAQUERAS Y PROVOCÓ GRAVES PÉRDIDAS AL SECTOR DEL CIGARRILLO ELECTRÓNICO

RESUMEN DE PRENSA DE VAPEO 1º SEMANA DE NOVIEMBRE
21 noviembre, 2019
NOTA DE PRENSA “Equiparar el cigarrillo electrónico al convencional provocaría un aumento del número de fumadores”
19 febrero, 2020

LA CAMPAÑA DE SANIDAD BENEFICIÓ A LAS GRANDES TABAQUERAS Y PROVOCÓ GRAVES PÉRDIDAS AL SECTOR DEL CIGARRILLO ELECTRÓNICO

  • Las grandes tabaqueras no se han visto afectadas en absoluto por la campaña, que solamente ha servido para perjudicar a las pymes que ofrecen una alternativa a aquellos que quieren dejar de fumar”, asegura el presidente de UPEV
  • Más de 400 trabajadores han perdido su empleo como consecuencia de la fuerte caída de ventas del cigarrillo electrónico y el cierre de tiendas en toda España a causa de la iniciativa de Sanidad y de la campaña de desinformación en torno a este producto
  • Los empresarios presentan códigos de autorregulación y de buenas prácticas de fabricación para mostrar su compromiso con la “seguridad y calidad” de los productos

Madrid, 11 de diciembre de 2019. La Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo (UPEV) ha denunciado este miércoles que la campaña ‘El tabaco ata y te mata’, lanzada en septiembre por el Ministerio de Sanidad, “no solo no ha afectado” a las grandes compañías de la industria tabaquera sino que les ha beneficiado, “mientras que ha supuesto un enorme perjuicio para las pymes independientes que forman el verdadero tejido empresarial del sector y que ofrecen una alternativa a aquellos que quieren dejar de fumar y pasarse al vapeo”. Según los datos de esta asociación, cerca de 40 tiendas se han visto obligadas a cerrar en toda España y más de 400 trabajadores han perdido su empleo a lo largo del segundo semestre de 2019.

“Las grandes tabaqueras no se han visto afectadas en absoluto por la campaña en estos meses. Es más se han visto beneficiadas porque sus ventas en septiembre y octubre subieron un 1% con respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que las ventas de cigarrillo electrónico bajaron un 30%”, ha asegurado Arturo Ribes, presidente de UPEV, durante un desayuno en Madrid para hacer balance del año ante los medios de comunicación.

Según Ribes, los mensajes del Ministerio de Sanidad, que dirige María Luisa Carcedo, “están desincentivando a través de la desinformación a cientos de miles de fumadores que buscan alternativas” para abandonar este hábito. “La campaña de la ministra Carcedo ha servido para perjudicar a las pequeñas y medianas empresas que ofrecen una alternativa a aquellos que quieren dejar de fumar y pasarse al vapeo, y también está provocando que muchos usuarios que se habían pasado al vapeo vuelvan a fumar”, ha lamentado el portavoz del sector.

De acuerdo con un estudio realizado por UPEV entre sus tiendas asociadas, desde septiembre se ha registrado una reducción del 70% en la venta de los llamados “kits de inicio”, recomendados para fumadores que entran por primera vez en estos establecimientos con el objetivo de dejarlo. “En otras palabras, 7 de cada 10 fumadores que iban a dejar el tabaco han optado por seguir fumando en lugar de pasarse al vapeo”, ha detallado Ribes.

Además, según estos datos, un 20% de los usuarios que se habían iniciado recientemente en el vapeo han dejado de comprar consumibles para estos dispositivos, lo cual indica que 2 de cada 10 exfumadores podrían haber vuelto al tabaco a raíz de la campaña del Ministerio de Sanidad.

Para hacer frente a esa “desinformación” y avalar el compromiso con la seguridad que siempre ha mantenido este sector independiente de la industria tabaquera, UPEV ha presentado este miércoles un código de autorregulación para la comercialización de cigarrillos electrónicos, con el objetivo prioritario de “garantizar que ningún menor tenga acceso” a los mismos, así como un novedoso código de buenas prácticas para su fabricación que garantiza al consumidor el acceso a productos seguros y de calidad.

Campaña dirigida a menores

“Nuestros estudios indican que los 600.000 vapeadores o usuarios de cigarrillo electrónico que existen hoy en España se sitúan en su mayoría entre 26 y 60 años. Desde el sector nos mantenemos vigilantes para asegurarnos de que los menores de edad no compran ni utilizan estos dispositivos y tenemos una política de tolerancia cero en este sentido”, ha afirmado Jordi Marín, miembro de la Junta Directiva de esta asociación empresarial.

Bajo la premisa “Ningún menor vapeando”, el código de autorregulación de UPEV prohíbe el acceso de menores a los puntos de venta y, en caso de ir acompañados de un adulto, el sector “se compromete a informar debidamente” de que se trata de un producto para mayores de edad. En las tiendas online, además de instalar avisos “para dejar claro que los cigarrillos electrónicos son productos exclusivamente dirigidos a fumadores adultos”, se impedirá el acceso a través de un sistema de “doble check”: en primer lugar, los clientes deberán adjuntar su DNI para verificar la edad antes de completar la compra y, a continuación, se exigirá a la tienda una segunda verificación antes de proceder a la expedición de los artículos adquiridos.

Con respecto a los mayores de edad, el sector ha mostrado su determinación para “garantizar que los vaporizadores personales sean una herramienta para aquellos fumadores adultos que no consiguen dejarlo”. Por ello, según ha destacado Marín, “los responsables de las tiendas desaconsejarán su compra a todos aquellos que no cumplan con este perfil y, para quienes ya sean usuarios, se recomendará el porcentaje de nicotina adecuado con el objetivo de que progresen hasta líquidos sin nicotina”.

Regulación y transparencia

En cuanto a la fabricación, la patronal del cigarrillo electrónico ha recordado que España “ya cuenta con la legislación más restrictiva de toda la Unión Europea, lo que garantiza como en ningún otro país la seguridad y calidad de estos productos”, según Ribes. “Las muertes ocurridas en Estados Unidos son una tragedia, pero no tienen nada que ver con el vapeo, sino con las sustancias que se introdujeron en ellos y que en Europa están completamente prohibidas. En nuestro país nunca podría suceder algo así”, ha zanjado el portavoz.

El presidente de UPEV ha subrayado su compromiso con la transparencia. “La industria española del vapeo mantiene informada a la Administración incluso por encima de las obligaciones que marca la ley. Las autoridades sanitarias conocen lo que se vende en el mercado y desde el sector tendemos la mano para ofrecer toda la información adicional que sea necesaria. Por tanto, no tiene sentido alentar un mensaje de desinformación y supuesta falta de control cuando todo está perfectamente regulado”, ha asegurado Ribes.

El objetivo del nuevo código de buenas prácticas, presentado este miércoles ante los medios, es “acabar con los falsos mitos que dicen que los líquidos no están regulados, probar su seguridad y garantizar su calidad a consumidores y comerciantes, y ser plenamente transparentes con los ingredientes”. Se trata de una iniciativa pionera para estos productos a nivel europeo, dado que por primera vez se aplicará el código a todos los líquidos, tengan o no nicotina.

De acuerdo con UPEV, cada uno de los ingredientes empleados en el vapeo cumple con los estándares de seguridad y los procesos productivos “forman parte de una trazabilidad desde la materia prima hasta el consumidor”. Además, los fabricantes deben auditarse anualmente por una empresa externa, así como inscribir los productos antes de su comercialización en el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF), adscrito al Ministerio de Justicia.

Acerca de UPEV

La Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo (UPEV) es una asociación sin ánimo de lucro, independiente de las compañías de la industria tabaquera. Engloba a fabricantes, distribuidores y tiendas del sector del vapeo, e incluye también a usuarios y a profesionales de la salud pública comprometidos con la promoción y defensa del cigarrillo electrónico. Su objetivo es informar de manera abierta, transparente y responsable sobre el uso de estos dispositivos y defender su enorme potencial para reducir el daño provocado por el tabaquismo en la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *