NOTA DE PRENSA 28/10/2014

NOTA DE PRENSA 18/11/2014
18 noviembre, 2014

NOTA DE PRENSA 28/10/2014

UPEV y la Plataforma EFVI España denuncian la campaña de desinformación orquestada por Distintos organismos del sector de la salud pública en contra del eCig y exigen a las autoridades sanitarias que utilicen criterios científicos a la hora de informar sobre estos dispositivos a la población.Madrid, 28 de Octubre de 2014.- UPEV (Unión de Promotores y Empresas del Vapeo), y la Plataforma EFVI España (Iniciativa Europea por el Vapeo Libre), ponen de manifiesto ante la sociedad sólo algunos de los muchos artículos científicos, recientemente publicados por grandes investigadores en prestigiosas revistas, que rebaten punto por punto las ideas alarmistas y sin fundamento publicadas en muchos de los medios de comunicación nacionales y vertidas por ciertas organizaciones médicas españolas.

  • El eCig no provoca un aumento de la adicción a la nicotina. Datos recientes del Doctor Konstantinos Farsalinos del Centro Onassis de Cirugía Cardíaca de Atenas y del Doctor Lechner de la Universidad Estatal de Oklahoma en USA, refieren la disminución progresiva de la concentración de nicotina en uso por los vapeadores, mientras que ensayos realizados por la Universidad Victoria de Wellington, Nueva Zelanda, ya habían demostrado que el poder adictivo del tabaco es muy superior al de la nicotina administrada de forma independiente.
  • El eCig no es una puerta de entrada al tabaquismo. El Servicio Nacional de Salud inglés (NHS) ha realizado un extenso estudio este mismo año al respecto del efecto del marketing de los eCig. El trabajo no encuentra una mínima evidencia en los datos analizados a nivel mundial de que este producto actúe como puerta de entrada al tabaquismo en niños.
  • El estudio que alerta sobre el daño que el eCig produce a las vías respiratorias también reconoce que los cambios observados son demasiado insignificantes como para tener relevancia clínica; sus propios autores comentan que es posible que el balance riesgo/beneficio del eCig podría ser positivo a largo plazo.
  • El eCig no supone un riesgo para los vapeadores pasivos. Un estudio publicado este mismo año por el Dr. Igor Burstyn del Departamento de Salud Ambiental y Ocupacional de la Universidad de Drexel, Philadelphia concluye, tras analizar todos los trabajos publicados al respecto, que no existen pruebas de que la exposición potencial al vapor del eCig pueda asociarse a algún tipo de riesgo para la salud, incluso en casos de exposición en lugares de trabajo.
  • El eCig no es cancerígeno. Existen multitud de estudios científicos publicados al respecto y de ellos se concluye, que la presencia de carcinógenos se encuentra a nivel de trazas, al igual que ocurre con los alimentos y otros productos de consumo. De hecho, datos de la Universidad Berkeley de California sitúan las concentraciones de estos compuestos en el eCig al mismo nivel que las encontradas en los parches de nicotina de venta en farmacias.
  • No es cierto que la nicotina sea una sustancia altamente tóxica a bajas concentraciones. Existen datos contrastados de este mismo año del Departamento de Farmacología y Toxicología de la Universidad de Graz, Austria, que demuestran que los gramajes considerados oficiales para la toxicidad de la nicotina están ampliamente sobreestimados y basados en referencias erróneas establecidas en el siglo XIX. Los profesores Bernd Mayer, Ricardo Polosa y Jaques Le Houezec, informan que la dosis letal real de la nicotina, es de 10 a 20 veces superior a los niveles que hoy son aceptados. NOTA DE PRENSALos recientes estudios científicos publicados demuestran que el ecig es la mejor alternativa al tabaco con un enorme potencial para salvar vidas y una herramienta muy útil para la salud pública. Sin embargo, incomprensiblemente, las evidencias científicas están siendo obviadas reiteradamente por importantes organismos de salud pública nacionales e internacionales. Tanto UPEV como la Plataforma EFVI España condenan los argumentos desinformativos vertidos por estas organizaciones y conminan a las autoridades de la salud pública a utilizar un enfoque científico y libre de presiones, prejuicios e intereses en su labor de informar de manera fidedigna a la población sobre la realidad del eCig.

Documentos adjuntos
1/ Nicotina y adicción.
Lechner WV, Tackett AP, Grant DM, Tahirkheli NN, Driskill LM, Wagener TL. Effects of Duration of Electronic Cigarette Use. Nicotine & tobacco research : official journal of the Society for Research on Nicotine and Tobacco. 2014.

http://1.usa.gov/1u4a6lm

“El aumento del tiempo de uso del e-cigarrillo se asoció con un menor número de cigarrillos fumados al día y los diferentes patrones de dependencia a los cigarrillos electrónicos dependen de los antecedentes de tabaquismo. En general los usuarios de e-cigarrillos tendieron a disminuir la concentración de la nicotina en sus e-cigarrillos, independientemente de la duración del uso”.
Farsalinos KE, Romagna G, Tsiapras D, Kyrzopoulos S, Voudris V. Characteristics, perceived side effects and benefits of electronic cigarette use: a worldwide survey of more than 19,000 consumers. International journal of environmental research and public health. 2014;11(4):4356-73.

http://1.usa.gov/1sADAQw

“Se observó una reducción en los niveles de nicotina en el líquido utilizado según el tiempo de uso avanzaba”
Brennan KA, Crowther A, Putt F, Roper V, Waterhouse U, Truman P. Tobacco particulate matter selfadministration in rats: differential effects of tobacco type. Addiction biology. 2013.

http://1.usa.gov/1wzIHph

“Las conclusiones fueron que los componentes no nicotínicos del tabaco tienen un papel en la dependencia y que algunos productos de tabaco pueden tener un mayor riesgo de abuso, independientemente de los niveles de nicotina”.

2/ E-cig como puerta de entrada
Linda Bauld. E-cigarette uptake and marketing! A report commissioned by Public Health England. 2014.

http://bit.ly/1tLq6Zg

“No pudimos identificar ninguna evidencia para sugerir que los niños que probaron los e-cigarrillos eran más propensos a continuación a fumar tabaco”. “El estudio concluye que los jóvenes que consumían ecigarrillos eran prácticamente en su totalidad fumadores habituales”.

3/ E-cig y vías respiratorias a corto plazo
Vardavas CI, Anagnostopoulos N, Kougias M, Evangelopoulou V, Connolly GN, Behrakis PK. Short-term pulmonary effects of using an electronic cigarette: impact on respiratory flow resistance, impedance, and exhaled nitric oxide. Chest. 2012;141(6):1400-6.

http://1.usa.gov/1zeFzCJ

“Debemos señalar, sin embargo, que si bien los hallazgos de nuestro estudio son estadísticamente significativos, los cambios clínicos observados resultarían demasiado leves como para revestir una gran importancia clínica (es decir, para inducir disnea o dificultades respiratorias), aunque el estudio está realizado en un corto tiempo de uso del e-cigarrillo y los usuarios probablemente lo usan más. A pesar de estos nuevos hallazgos, nuestro tamaño muestral es relativamente pequeño, y se requiere una mayor investigación sobre la mecánica y toxicológica de su uso a largo plazo. Si el uso del e-cigarrillo fuera un puente a corto plazo para dejar de fumar, es posible que los beneficios de salud a largo plazo superaran los riesgos a corto plazo”.

4/ E-cig y vapeadores pasivos
Burstyn. Peering through the mist: systematic review of what the chemistry of contaminants in electronic cigarettes tells us about health risks. BMC Public Health 2014, 14:18. 2014.

http://1.usa.gov/ZZ6RNK

“Tras revisar toda evidencia disponible, los resultados concluyen que no existen pruebas de que la exposición potencial al vapor del eCig pueda asociarse a algún tipo de riesgo para la salud, incluso en casos de exposición en lugares de trabajo. La inmensa mayoría de exposiciones a cada contaminante resultaron estar por debajo del límite mínimo seguro establecido, incluyendo la exposición a acroleínas, nitrosaminas y formaldehído; sólo los componentes mayoritarios como el PG y el Glicerol serían dignos de consideración. Con la información de que se dispone sobre la química de los e-liquids y los aerosoles que generan, no existe evidencia de exposición por vía inhalada a contaminantes que pudieran suponer preocupación o riesgo para la salud”.

5/ Ecig y cáncer
Cahn, Z. and Siegel, M. (2011) Electronic cigarettes as a harm reduction strategy for tobacco control: a step forward or a repeat of past mistakes? J Public Health Policy 32: 16–31.

http://1.usa.gov/1rxUBKN

“La FDA se ha centrado en los peligros potenciales para la salud asociados a dos sustancias localizadas en los e-cigarrillos: las nitrosaminas específicas del tabaco (TSNAs) y dietilenglicol (DEG). Las TSNAs se han detectado en dos estudios a nivel de trazas. El nivel máximo total de TSNAs reportado fue de 8,2 ng / G. Esto se compara con un nivel similar de 8,0 ng en un parche de nicotina, y es órdenes de magnitud inferior a los niveles de TSNA en los cigarrillos normales”.

6/ Toxicidad nicotina
Mayer B. How much nicotine kills a human? Tracing back the generally accepted lethal dose to dubious self-experiments in the nineteenth century. Archives of toxicology. 2014;88(1):5-7.

http://1.usa.gov/1xBcAVt

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *